Elegir página

Julio Bell, el colombiano que entrena con los mejores golfistas del mundo

Julio Bell, el colombiano que entrena con los mejores golfistas del mundo

Hace cerca de cinco años aprendió a jugar golf. Ahora sueña con llegar al PGA Champions, el circuito de veteranos de este deporte. Su apodo, “La máquina”

La primera vez que Julio César Bell tuvo un palo de golf en sus manos fue hace menos de cinco años. Una tarde de domingo salió con su esposa, Olga Lucía Gallego, a almorzar a la sabana de Bogotá. El destino sería un restaurante cerca a Sopó. Pero se cruzaron en el camino con el campo público de golf de Briceño (Cundinamarca). “Entremos, yo quiero que aprendas a jugar golf”, le rogó Olga. Se bajaron del carro y vieron a un hombre de estatura media, flaco, con camisa de un color llamativo, pantalón beige, zapatos blancos y un palo de golf en los hombros. Se acercaron a él. “Soy José Antonio Suárez”, se presentó. Era el profesor de golf. Le entregó a Julio un putt, unas pelotas y le indicó cómo embocarlas en el hoyo. En el primer intento el tiro fue bueno, embocó. Luego hizo varios putts más y falló todos.

Esa tarde descubrió un deporte tan complicado que se propuso, junto a su esposa, esforzarse para ser el mejor. A los 48 años se le metió en la cabeza la idea de que entrenando podría llegar a los 55 al PGA Tour Champions, el circuito de golf para veteranos. Al otro día, a las 8:30 a.m. estaba nuevamente en el campo público de Briceño, con talega de golf, zapatos, camiseta, guante, cachucha y toda la pinta necesaria para jugar. Parecía un profesional, tanto así que José Antonio se llegó a burlar y a decirle que el proceso era lento y primero debía preocuparse por pegarle a la bola.

Su evolución fue impresionante. En menos de seis meses ya salía al campo y jugaba como si llevara años de práctica. Entusiasmado, sacó el hándicap en la Federación Colombiana de Golf para poder participar en torneos nacionales. Seguía siendo un aficionado, pero se preparaba como un profesional. Su esposa lo apoyó en la loca idea de aprender de los mejores y por eso lo acompañó a un viaje a Argentina, en el que la idea era conocer los orígenes del golfista argentino Ángel Pato Cabrera, ganador de Augusta y el US Open y quien comenzó siendo caddie.

En ese viaje le hablaron de Joey Diovisalvi, uno de los mejores profesores del golf en el mundo, que ha entrenado a varios de los más grandes jugadores, entre ellos el actual número uno del mundo, el estadounidense Dustin Johnson. Le dijeron que el mejor lugar para progresar en el golf y en el que están las mejores condiciones para hacerlo es Florida, en Estados Unidos. Así que empacó maletas y se fue a perseguir su sueño.

La sede del Joey D Golf Sports Training Center está en Jupiter (Florida). Desde hace cuatro años, cinco días a la semana, Julio César va a entrenar a ese lugar. Comparte con los mejores golfistas del mundo, juega rondas de práctica con ellos y todos lo apoyan en su loco sueño de llegar al PGA Tour Champions. Gracias a sus inversiones y negocios con su esposa en Colombia y el mundo puede darse el lujo de pensar sólo en su sueño: todas sus empresas caminan solas y no hay necesidad de estar encima de ellas para que produzcan.

Vive en una casa dentro de Disney World, en Orlando, la cual ha adecuado con todo lo que necesita para mejorar su rendimiento deportivo. Jaulas, monitores, putting green. Nada hace falta. Se levanta todos los días a las 5:00 a.m., se toma un vaso de agua de limón y sale al campo de práctica. Pega unas bolas y luego juega 18 hoyos. En una tarjeta anota cada uno de los errores que va cometiendo y al finalizar la ronda regresa al campo de práctica a repasar una a una las cosas que ha hecho mal, hasta que salgan bien. Con la ayuda de Joey Diovisalvi y su equipo ha logrado un nivel muy bueno en poco tiempo. Cuando se fue de Colombia era hándicap 18 y ahora es hándicap 1.

https://instagram.com/p/BacI6AIFwAG/

El sueño de llegar a la élite del golf es una obsesión. Junto a su esposa crearon la empresa La Máquina, como lo apodan desde su época de boxeador, y ahora por su manera de trabajar día y noche con el objetivo de mejorar su rendimiento. “La Máquina paga impuestos, está legalmente registrada en Estados Unidos. También es una obra social, pues apoyamos a fundaciones para niños con cáncer y por eso nos invitan a jugar Pro Ams”, destaca Julio César, quien fue invitado al Club Colombia Championship que se disputará en el Country Club de Bogotá del 8 al 11 de febrero, torneo que hace parte del Web.com Tour, el segundo circuito más importante del golf estadounidense.

Del boxeo al golf

Julio César Bell nació hace 52 años en Fusagasugá (Cundinamarca). Cuando tenía un año, su padre murió y fue Emperatriz, su mamá, quien los sacó adelante a él y a sus dos hermanos. El deporte lo apasionaba, especialmente el boxeo, que comenzó a practicar por casualidad. Con 10 años estaba desesperado de ver que un vecino de la cuadra, más grande que todos, les pegaba. Se propuso aprender a pelear y con la ayuda de un profesor comenzó a perfeccionar su técnica y sus golpes. “Cuando me sentí preparado me fui al parque, lo vi sólo y le di en la jeta. Le di una tunda y sentí tanta adrenalina que el boxeo me quedó gustando”, recuerda Julio.

El profesor lo siguió preparando. Era una persona humilde, con un gimnasio precario en el que el cuadrilátero era de lazo y se le pegaba a una tula de cuero podrido. Comenzó a viajar a torneos nacionales. Iba en bus a Bogotá, aprovechaba para comprar algunas cosas para luego vender en Fusa y así ayudar económicamente en su casa.

El diseño lo cautivó, y aunque no estudió nunca una carrera, comenzó a idear sillas, muebles, collares y joyas. Justamente este talento lo llevó a formar empresas y de esto vive hoy en día.

Del boxeo pasó a las artes marciales. En karate fue cinturón azul. Participó en torneos de combate y luego se pasó a una técnica similar al vale todo. Luego entró al Ejercito Nacional. Fue soldado en San Vicente del Caguán, en donde se formó su carácter. Vio morir a muchos amigos. Caer para levantarse más fuerte fue su lema. Se cansó de eso y llegó a vivir a Bogotá.

Allí entrenó en varios gimnasios y se preocupó por mantener un buen estado físico. Siguió con el boxeo, pero cuando se casó con Olga Lucía Gallego le dijo un día algo que nunca olvidará: “Estoy mamada de que llegues a la casa todo reventado. Ya no más con ese deporte, deberías buscarte otra pasión”.

En un principio le sonó fuerte, pero cuando descubrió el golf entendió que una disciplina difícil sólo podría cambiarla por una más difícil, y por eso se propuso la meta de llegar a lo más alto. “Aunque se rían de mí, haya envidias y crean que no voy a lograr mi sueño, lo repetiré una y mil veces: jugaré un US Open Senior”.

https://instagram.com/p/BaMTfuEFdy2/

 

Fuente: El Espectador

 
 

Torneos

  • Torneo de Golf en Honor a Edmond Wachtel, Cámara Marítima de Panamá. Summit Golf & Resort. 18 de Mayo
  • Carpe Diem Open 2018 Torneo en beneficio de la Escuela Nacional de Sordos del I.P.H.E. 12 de Mayo, Tucán Country Club
  • VI Torneo de Golf Luis Teófilo Arismendi a beneficio de Fundaprocura Copa Licoteca. 31 de Mayo, Caracas Country Club
  • Orthopedic Children Care Foundation Golf Tournament 2018, Trump National Doral. May 17th

Videos

Cargando....

Twitter

Anunciantes

Toyota
Pacific Rubiales Energy
Federación Colombiana de Golf
Mi Golf todo lo que necesita para su juego
Agusta Colombia
Racing Watches - Extreme Sports Watches - LAPIZTA
Proexport Colombia

Turfes, comunidad de Talentos de las canchas de golf de habla hispana

Instagram

  • Simpson tom por asalto The Players Tomando la punta desde
  • Repost jhonattanvegas with getrepost  Otro da de mucho trabajo
  • Todo listo para maana !!! Apoyamos el golf  y
  • Orgullosos de apoyar al Hospital Ortopdico Infantil occfusa