¿Sabías que… En la historia del golf solo hay 4 cóndores registrados, cuatro bajo par en un hoyo?

¿Sabías que… En la historia del golf solo hay 4 cóndores registrados, cuatro bajo par en un hoyo?

Uno de los golpes más raros existentes en el mundo del golf es el denominado cóndor. Tiro de fortuna con el que restas 4 golpes al hoyo

Antes de nada habría que explicar que es un cóndor en el argot del golf, aunque con un mínimo de conocimiento en este deporte habrán deducido que se trata de restar cuatro golpes a un par 5 o un par 6, porque a pesar de que no es nada frecuente haberlos haylos. Si un birdie es cuando restas un golpe a un hoyo, un eagle cuando lo haces en dos menos y un albatros -o doble eagle- cuando le quitas tres, si seguimos la secuencia de tamaños, un cóndor es cuando le restas cuatro al hoyo.

De este golpe, posiblemente el más raro conocido en el mundo del golf solo hay registrados cuatro casos, según la PGA of América, estando el primero datado en 1962 cuando Larry Bruce en el hoyo 5 del Hope Country Club en Arkansas, un par 5 de 480 yardas (439 metros) embocaba su bola desde el tee después de jugar por encima de unos árboles al hacer dogleg el hoyo.

El segundo está fechado en 1995 y su autor fue Shaun Lynch. La hazaña ocurría en el Teign Valley Golf Club de Christow en Inglaterra, en su hoyo 17 -también con dogleg-, un par 5 de 496 yardas(453,5 metros) utilizando un ¡hierro 3! Lynch jugó por encima de unos setos de una altura de 20 pies (unos 7 metros), la bola cayó por el otro lado en una pendiente con tan buena suerte que fue rodando hasta encontrar el agujero.

El siguiente vino a cargo de Mike Crean en el Green Valley Ranch Golf Club en Denver, Colorado en 2002. Crean jugó su driver en el hoyo 9 del recorrido, un par 5 de 517 yardas (473 metros). Este es el hoyo en uno más largo registrado hasta la fecha en el mundo del golf gracias al viento reinante en ese día y la altitud del campo.

El más reciente ocurrió en el Royal Wentworth Falls Country Club en Nueva Gales del Sur, Australia en noviembre de 2007. El afortunado fue Jack Bartlett, un joven de 16 años que vio como su bola entraba directamente en el agujero del hoyo 17, un par 5 de 511 yardas (467 metros) que al igual que los dos primeros hacia dogleg.

 

Fuente: OpenGolf.es

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This